Jesús en la Cruz: 'Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?'

jesus, cruz, abandonado, profecias, biblia, crucifixión
Pixabay

Luego, a las tres de la tarde, Jesús clamó con voz fuerte: "Eloi, Eloi, ¿lema sabactani?", que significa: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?". (Mar 15:34 NTV)

Este es uno de los momentos más difíciles del Cristo Encarnado, y no tenemos ni idea de la intensidad de lo que experimentó al sentir el abandono de su Padre en la Cruz del Calvario. ¿Qué significan las palabras de Jesús? ¿Fue abandonado por Dios? ¿Por qué Dios le abandonó?

Lo que le ocurrió al Señor en la cruz forma parte de las Profecías Mesiánicas del Antiguo Testamento, lea el Salmo 22. 

Oh SEÑOR, ¿hasta cuándo te olvidarás de mí? ¿Será para siempre? ¿Hasta cuándo mirarás hacia otro lado? (Sal 13:1 NTV)

¿Por qué Dios apartaría su mirada hacia otro lado?

Al recorrer los relatos de La Biblia rápidamente podemos damos cuenta que nuestro Dios es Santo, Justo, Perfecto y Eterno. Y cuando se trata de pecado e injusticia él no guarda excepciones con nadie, y ni aún escatimó a su propio hijo. (Deu 10:17; Hechos 10:34; Rom 2:11; 8:32)

Otras referencias bíblicas nos enseñan que Dios voltea su Rostro por el Pecado. Por ejemplo, el Rey David sabía eso: "no me des la espalda", según Salmo 27:9.

Asimismo, encontramos muchos versículos que muestran como Dios está atento hacia los que cohabitan en santidad, justicia y verdad.

Porque soy recto, te veré; cuando despierte, te veré cara a cara y quedaré satisfecho. (Sal 17:15 NTV)
Pues el SEÑOR es justo y ama la justicia; los íntegros verán su rostro. (Sal 11:7 NTV)


¿Por qué Dios dio la espalda y/o volteó su rostro ante Jesús?

El Señor Dios es imparcial con todos. Él no puede contradecirse, y como está escrito así se hará porque Él lo dijo: (Deu 21;22-23 NTV)

»Si alguien cometió un delito digno de muerte, y por eso lo ejecutan y luego lo cuelgan de un árbol,* el cuerpo no debe quedar allí colgado toda la noche. Habrá que enterrarlo ese mismo día, porque todo el que ha sido colgado* es maldito a los ojos de Dios. De esa manera, evitarás que se contamine la tierra que el SEÑOR tu Dios te da como preciada posesión.

Pero, ¡Jesús no cometió ningún delito! ¡Jesús no pecó!

Y ustedes saben que Jesús vino para quitar nuestros pecados, y en él no hay pecado. (1Jn 3:5 NTV)

Sin embargo, murió en una Cruz llevando todo el pecado del mundo sobre él, como sustituto de nuestras vidas el Cordero 'Pascual' de Dios (Juan 1:29), que sin pecado concebido se hizo maldito por nuestra causa.

Ante todo esto, el Señor Dios debía apartar su mirada de su Hijo, darle la espalda era lo correcto ante la presencia concentrada de pecado e iniquidad en el cuerpo de su Ungido.

Él mismo cargó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto. Por sus heridas, son sanados. (1Pe 2:24 NTV)
Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado,* para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo. (2Co 5:21 NTV)
La ley de Moisés no podía salvarnos, porque nuestra naturaleza pecaminosa* es débil. Así que Dios hizo lo que la ley no podía hacer. Él envió a su propio Hijo en un cuerpo como el que tenemos nosotros, pecadores. Y, en ese cuerpo, Dios declaró el fin del dominio que el pecado tenía sobre nosotros mediante la entrega de su Hijo como sacrificio por nuestros pecados. (Rom 8:3 NTV)
Pero Cristo nos ha rescatado de la maldición dictada en la ley. Cuando fue colgado en la cruz, cargó sobre sí la maldición de nuestras fechorías. Pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado en un madero». (Gál 3:13 NTV)

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente