5 Revelaciones sobre las 'Tentaciones' tras la experiencia de Jesús con Satanás

jesús, tentaciones, tipos, biblia, experiencia, revelaciones
Pixabay

En Lucas 4:1-13 encontramos en detalle la experiencia directa del Mesías Jesús ante la tentación previo al inicio de su ministerio. ¿Qué podemos aprender de ello?

1. Serás Tentado por Satanás y probado por Dios. (Lucas 4:1-4) ¡Jamás digas que eres tentado por parte de Dios, porque Dios no puede ser tentando!

Y, cuando sean tentados, acuérdense de no decir: «Dios me está tentando». Dios nunca es tentado a hacer el mal y jamás tienta a nadie. La tentación viene de nuestros propios deseos, los cuales nos seducen y nos arrastran. De esos deseos nacen los actos pecaminosos, y el pecado, cuando se le deja crecer, da a luz la muerte. Así que no se dejen engañar, mis amados hermanos. (Santiago 1:13-16 NTV)

Desde el primer verso (2), comienza a decirnos que Satanás quería tentar a Jesús porque comenzaba a tener mucha hambre después de su ayuno. ¡Satanás es el tentador!

Por ello, el Padrenuestro nos dice: "No nos dejes caer en la tentación". Sin embargo, siempre serás probado por parte de Dios. Y eso puede significar que Satanás consiga la autorización divina para llegar a ti y tentarte con sus artimañas. Así como ocurrió con Job ocurre con cada uno de nosotros.

El fuego prueba la pureza del oro y de la plata, pero el SEÑOR prueba el corazón. (Proverbios 17:3 NTV)
»Dado que has obedecido mi mandato de perseverar, yo te protegeré del gran tiempo de prueba que vendrá sobre el mundo entero para probar a los que pertenecen a este mundo. Yo vengo pronto.* Aférrate a lo que tienes, para que nadie te quite tu corona. (Apocalipsis 3:10-11 NTV)

2. No importa cuan lleno estés del Espíritu Santo, siempre serás tentado. (Lucas 4:1-2) Jesús gozando de la llenura de Dios y alcanzado el final de un poderoso ayuno de 40 días, fue llevado ha las peores condiciones, al desierto, para ser tentado porque empezaba a tener hambre.


Todos sin excepción pasaremos desiertos, no se trata de sí eres un hombre pecador o uno lleno de Dios, siempre pasarás un tiempo de adversidad aguda para ser probado por Dios y tentado por Satanás.

Entonces el SEÑOR preguntó a Satanás: —¿Te has fijado en mi siervo Job? Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal. Satanás le respondió al SEÑOR: —Sí, pero Job tiene una buena razón para temer a Dios: siempre has puesto un muro de protección alrededor de él, de su casa y de sus propiedades. Has hecho prosperar todo lo que hace. ¡Mira lo rico que es! Así que extiende tu mano y quítale todo lo que tiene, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara! —Muy bien, puedes probarlo —dijo el SEÑOR a Satanás—. Haz lo que quieras con todo lo que posee, pero no le hagas ningún daño físico. Entonces Satanás salió de la presencia de SEÑOR. (Job 1:8-12 NTV)


3. Satanás te ofrecerá lo que nunca tuvo. (Lucas 4:5-8) No hay duda, nuestro adversario es ladrón y mentiroso. Y no ignoramos sus maquinaciones y que el mundo entero está bajo su influencia, según 1 Juan 5:19. Pero está escrito:

La tierra es del SEÑOR y todo lo que hay en ella; el mundo y todos sus habitantes le pertenecen. Pues él echó los cimientos de la tierra sobre los mares y los estableció sobre las profundidades de los océanos. (NTV)

¿Cómo puede ofrecer cosas que jamás le pertenecieron? No te dejes engañar. Lo que realmente te está ofreciendo es llenarte de vanagloria, orgullo y soberbia. 

4. Satanás querrá confundirte con la misma Palabra de Dios. (Lucas 4:9-11) Esta es la herramienta más poderosa de nuestro adversario. Él estuvo allá con el Padre, sirvió en el Reino Celestial, lo escuchó y conoce mucho acerca de él. Tiene una voz que a veces suena como Ángel de Luz pero es diabólico. Quiere extraviarte del camino.

5. No 'tentemos' a Dios. (Lucas 4:12) Somos tan sinvergüenzas que con nuestra fe buscamos poner a prueba a Dios. Nos gusta chantajearlo y tentarlo cuando queremos emprender, y siempre se la tiramos a él. Satanás usó la Palabra y retó a Jesús realmente a poner a prueba la Promesa de Dios. Sólo el hombre es capaz de retar a Dios con sus Promesas. Eso no debe ser así. No se olvide que debemos tener temor reverente. Que no se nos olvide que además de Padre es el Rey y Creador.

Podemos vencer a Satanás y la Tentación sólo con la Palabra de Dios. (Lucas 4:12-13) Lámpara es la Palabra de Dios y alumbra para guiarnos en nuestro camino, según Salmo 119:105.

Debemos aprender el mensaje que La Palabra de Dios realmente tiene. No el que entendemos o aceptamos. Cuando hacemos eso último, que nos quedamos con nuestra interpretación personal, es cuando Satanás juega con nosotros a fondo.

Jesús, el Hijo del Dios de Abraham, Isaac y Jacob conoce a su Padre. Sabe quién es, cómo es y lo qué es. Dios-Hijo es Dios. Él debía mostrarle que usaba textos fuera de contexto: estas fueron las respuestas del Mesías en sus tres intervenciones: Deuteronomio 8:3; 6:13, 16. Pero Satanás utilizó una vez el Salmo 91:11-12.  

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente