La 'Ofrenda Verdadera', según Cristo Jesús

biblia, jesús, mesías, palabras, dinero, ofrenda, diezmo
Pixabay

Jesús se sentó cerca de la caja de las ofrendas del templo y observó mientras la gente depositaba su dinero. Muchos ricos echaban grandes cantidades. Entonces llegó una viuda pobre y echó dos monedas pequeñas.* Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Les digo la verdad, esta viuda pobre ha dado más que todos los demás que ofrendan. Pues ellos dieron una mínima parte de lo que les sobraba, pero ella, con lo pobre que es, dio todo lo que tenía para vivir». Marcos 12:41-44 NTV

¡Qué palabras! "Dio todo lo que tenía...." ¿Quién de nosotros 'da todo lo que tiene' cuando pasa el ofrendero (alfolí)? Conozco de casos que lo han hecho por una promesa de fe, pero que sea algo natural muy rara vez ocurre. Lo frecuente es que ofrendemos un X billete de poco valor denominal, el más común al sacarlos o el que sobra.

Jesús quiere decirnos que debemos ofrendar algo que nos cueste, no limosnas. En otras palabras, podríamos decir que la ofrenda debe ser un sacrificio: Debo dar de lo que necesito y no de lo que sobra, así como Jesús nos lo enseñó con el ejemplo de la viuda pobre.

Hay dos casos muy precisos acerca de lo que estoy hablando.


El primero se encuentra en 1 Crónicas 29:1-14, de cómo las ofrendas voluntarias para el servicio de la Casa de Dios no son cualquier cosa. Ofrenda no es cuando damos lo que nos sobra, o por lástima.

Y mi favorito, se encuentra en 2 Samuel 24:21-25, David estaba buscando comprar un terreno para iniciar la edificación del Altar de Dios, es decir, el Primer Templo de Jerusalén.

Encuentra un lugar y habla con el propietario de la tierra. Aurana al escuchar para qué sería destinada la tierra hace una oferta generosa al rey. No sólo le regalaba la tierra sino que también los animales necesarios para hacer las ofrendas y dedicarlo. Sin embargo, David rechazó los regalos:

"Pero el rey le respondió a Arauna: —No, sino que insisto en comprarla, no le presentaré ofrendas quemadas al SEÑOR mi Dios que no me hayan costado nada. De modo que David le pagó cincuenta piezas de plata* por el campo de trillar y por los bueyes". Allí David edificó un altar al SEÑOR y sacrificó ofrendas quemadas y ofrendas de paz. Y el SEÑOR contestó la oración que hizo por la tierra, y se detuvo la plaga que azotaba a Israel. (2 Samuel 24:24-25 NTV)

 ¿Qué le dicen tus Ofrenda a Dios?, ¿Son limosnas o Sacrificios?

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente