¿Por qué creyeron que Jesús era Elías?

juan, bautista, biblia, elías, jesús
Pixabay

Mateo 17:11-13 (LBLA) - 11 Y respondiendo El, dijo: Elías ciertamente viene, y restaurará todas las cosas; 12 pero yo os digo que Elías ya vino y no lo reconocieron, sino que le hicieron todo lo que quisieron. Así también el Hijo del Hombre va a padecer a manos de ellos. 13 Entonces los discípulos entendieron que les había hablado de Juan el Bautista.


¿Qué piensa usted cuando Eliseo pidió una doble porción del espíritu de Elías?, ¿Qué sucedería? Por obvias razones todos pensamos en una doble manifestación de poder para hacer milagros y portentos proféticos. Y, de hecho, no está tan extraviada esa respuesta de lo que recibió Eliseo, según los hechos posteriores. Como es sabido por todos, Eliseo realizó todo lo que hizo Elías y más.

La profecía de Malaquías 4:4-6 (LBLA) 4 Acordaos de la ley de mi siervo Moisés, de los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en Horeb para todo Israel. 5 He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del Señor, día grande y terrible. 6 El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición.

Entonces, ¿Qué pasó con Juan El Bautista sí había recibido el espíritu de Elías?, ¿Por qué creían que Jesús era Elías?

Mateo 16:13-15 (LBLA) 13 Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; pero otros, Jeremías o uno de los profetas. 15 El les dijo*: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Mateo 11:13-15 (LBLA) 13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. 14 Y si queréis aceptarlo, él es Elías, el que había de venir. 15 El que tiene oídos, que oiga.

¿Por qué no vieron a Elías en Juan El Bautista?

Juan el Bautista no fue un profeta de señales y maravillas como lo fue Elías, ni presentaba las evidencias de la obra carismática que había en el Ministerio del Mesías Jesús. Por ello, los discípulos de Juan llegaron y preguntaron:

Lucas 7:18-23 (LBLA) 19 Y llamando Juan a dos de sus discípulos, los envió al Señor, diciendo: ¿Eres tú el que ha de venir, o esperamos a otro? 20 Cuando los hombres llegaron a El, dijeron: Juan el Bautista nos ha enviado a ti, diciendo: “¿Eres tú el que ha de venir, o esperamos a otro?” 21 En esa misma hora curó a muchos de enfermedades y aflicciones, y malos espíritus, y a muchos ciegos les dio la vista. 22 Y respondiendo El, les dijo: Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos reciben la vista, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres se les anuncia el evangelio.23 Y bienaventurado es el que no se escandaliza de mí.


¿Qué significaba esto? Israel esperaba ver el movimiento carismático en la Era Mesiánica. Es decir, 'destrezas específicas' que acreditaban provenir por la llenura del Espíritu Santo de Dios: profecías, milagros y sanidades... Estas fueron evidentes en el Mesías Jesús, así como en tiempos de los jueces y los profetas de antaño, esto era señal de la Era Mesiánica. De manera que, Jesús tenía las señales evidentes de la acreditación del Espíritu de Dios, él era el Mesías que había de venir. Por estas razones, tanto el pueblo de Israel, algunos discípulos de Jesús, los discípulos de Juan y hasta el mismo profeta parecían tener la inquietud sí era Elías o el que debía venir. Sin embargo, Jesús ya había aclarado que él no era Elías sino Juan.

Ahora, ¿Cuál fue la manifestación de Elías en Juan el Bautista?

No tenemos registros de milagros del profeta Juan, es cierto. Pero sí ninguno de los Evangelios consignaron que ocurrieron, es sólido decir que no fueron parte de su obra ministerial, aunque estaba lleno de mensaje de revelación, ciencia y profecía. 

Al examinar un poco más el ministerio de Elías, vemos algo único que no encontramos en otros profetas, de hecho ni en la porción doble que recibió Eliseo.

El Espíritu de Dios dio a Juan el Bautista una forma especial y única que sólo había sido mostrada en Elías, era 'el poder de convencer de pecado a Israel'. Ningún otro profeta congregó al pueblo de semejante manera para hacerles ver que su corazón estaba lejos de Dios. De esa misma manera el profeta Juan el Bautista apareció en el espíritu de Elías para ministrar arrepentimiento y perdón.

Sólo un profeta de esa magnitud podía llegar a la consciencia y corazón de Israel para quitar la venda que tenían en sus ojos, aceptar que estaban lejos del corazón de Dios.

Israel en general tenía envanecido su corazón y su mente, ellos creían que era santos y que estaban santificados solo por haber sido elegidos por el Único y Eterno Dios. Pero, había que cambiar ese paradigma teológico de su mente y corazones, solo Elías y Juan el Bautista lograron hacerlo.

Israel creía que volvería a ver los milagros y los portentos de Elías, pero lo que realmente no sabían es que Dios enviaba otra vez un hombre como él, lleno de revelación para mostrarles que eran una nación de pecado lejos de la gracia divina, y que debían santificarse para recibir y mirar al Mesías de Israel y de las Naciones de la Tierra.

Marcos 1:3-5 (LBLA) 3 Voz del que clama en el desierto: “Preparad el camino del Señor, haced derechas sus sendas”. 4 Juan el Bautista apareció en el desierto predicando el bautismo de arrepentimiento para el perdón de pecados. 5 Y acudía a él toda la región de Judea, y toda la gente de Jerusalén, y confesando sus pecados, eran bautizados por él en el río Jordán.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente