¿Autorizó Jesús a la Iglesia hacer 'decretos espirituales' para Atar y Desatar?

apologética, jesús, palabras, biblia, respuestas, atar, decretos, desatar, poder
Pixabay

No hace mucho estuve con un par de queridos hermanos en la común fe que es en Cristo Jesús. Mientras leíamos la Palabra del Señor tuvimos la necesidad de aclarar una pregunta: ¿Sí Mateo 16:19 autorizaba los decretos apostólicos de nuestros días?

Para entender esto, primeramente veamos el contexto de este pasaje bíblico:

Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo. (Mateo 16:17-20 RVR1960)

Expertos como A. T. Robertson narran que el pasaje nos ofrece una figura como de un edificio del que se tienen llaves. Y sólo Cristo obviamente tiene las llaves del reino de los cielos, y parece entregar esas llaves a su portero Pedro, que en realidad no se limita sólo a él (como se la creen los apologistas católicos) sino en representación de cualquier discípulo de Jesús.


¿Llaves para qué?, ¿Para atar y desatar qué?, ¿Decretos de autoridad espiritual?

Algunos estudiosos piensan que el atar y desatar están muy relacionados con el contexto judío de las "halajá" rabínicas. Un decreto de ley judía declarada por un rabino, con esto determinaron (determinan) a sus discípulos y/o comunidad que cosas pueden hacer y que no. Y, es probable.

Sin embargo, las palabras bíblicas del griego neotestamentario dësëis de "Atar" significa "prohibir"; y "desatar" de lusëis significa "permitir".

De manera que, Jesús sí autorizó prohibir (atar); y autorizar (desatar) a la Iglesia; pero Jesús no autorizó la creación de decretos espirituales que suelen proclamar a sus anchas los del nuevo movimiento de apóstoles y profetas.

En la Biblia encontramos varios decretos de ley humanos. Pero, sólo uno tuvo la potestad de anular los decretos espirituales de maldad. Obviamente, decretó y estableció las bases que serían el objeto y fin de nuestra redención. Seguimos expulsando espíritus inmundos en el nombre de Jesús y salvos a través de su nombre.

De la misma manera que, nadie puede ni podía anular los decretos de maldad que habían contra nosotros, sino sólo uno, Dios, pero él lo hizo por sí mismo y através de sí mismo mediante su Hijo. Jesús es quien acabó con toda esa acta legal de sello divino que había contra nosotros:

Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, (Col 2:14 RVR1960)


La conducta moral y el discernimiento espiritual que motiva los decretos apostólicos y proféticos, es absurdo. Ocurre como cuando los rabinos de Hillel "desatan" una cosa, mientras que los rabinos de Shammai los atan. Para que entienda de lo que estoy hablando, no hace mucho el rabino de la corte rabínica de Ramat, Itzjack Zilbernstein, dijo: "los teléfonos inteligentes no son kosher para el Mesías". Lo que fue considerado por sus discípulos una halajá. Así pues, que los rabinos de esa escuela han abandonado por completo las tecnologías de teléfonos inteligentes. Ellos no saben lo que es un Android y menos un iPhone. Porque tenerlos tan siquiera es una desobendiencia direccta para Dios porque su sabio rabino ya les mostró el camino a la santificación. Y sí el Mesías no usaría un Smartphone, menos ellos.

Mientras que para otros rabinos eso les tiene sin cuidado, su halajá no tiene valor, no importa. ¿Por qué? Por la sencilla razón que son de otra escuela rabínica. De otro sabio maestro que les enseñó que las tecnologías estarán al servicio del Mesías en la Era Mesiánica o a su llegada a Israel.

¿Entienden? - Por eso digo que esas mismas babosadas están pasando dentro del nuevo movimiento de apóstoles y profetas. Y, no solamente ellos, también tenemos algunos hermanos pastores ortodoxos que prohíben la entrada a la Iglesia y les maldicen su entrada al cielo -por ejemplo- a las mujeres que se visten de pantalones, se pintan la cara, se cortan el pelo y se lo tiñen. Esa es otra manera de halajá, decretos apostólicos y/o decretos pastorales que no son espirituales sino humanos. 

Entonces, ¿Qué puede atar y desatar, o prohibir y autorizar la Iglesia?

El problema en esto es que tienen la debilidad de las malas teologías o exégesis. No se trata de lo que a un líder le da la gana autorizar y prohibir. ¡No! Esas llaves son de Jesús, el Reino le pertenece, y nos ha dado su manual (La Biblia) y a su Espíritu Santo para entender mejor lo que él desea que hagamos y no hagamos para honrar su Santo Nombre, como sus representantes, amigos y siervos. Son llaves del Reino para discernir lo que está de acuerdo y en desacuerdo con sus enseñanzas y la mente de Cristo.

De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. (Mat 18:18 RVR1960)

Se  trata del mismo concepto:

Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos. (Jua 20:20-23 RVR1960)

Un hermoso pensamiento que consignó Robertson, "cada predicador emplea las llaves del reino cuando proclama las condiciones de salvación en Cristo".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente