Es Pecado ser 'tropiezo' a otros en la fe

Las palabras de Jesús fueron duras, extremadamente duras contra los que son piedra de tropiezo en creyentes al dañar la fe de otros. Estas consecuencias son descritas en Mateo 18:6 (NVI)

Pero, si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar.

¡Vaya, vaya! Señor Jesús ¡¡Perdóname!! Si en algún momento de mi vida he llegado a ser tropezadero para la fe de otro. Porque realmente esa jamás ha sido mi intención. ¡Perdóneme todo aquel que sintió que mis palabras o mis acciones en algún momento le ocasionaron tropiezo para su fe; en lugar de haber sido inspiración para buscar más y más al Señor! ¡¡Jamás ha sido esa mi intención!! ¡¡Dios me salve de tal horror!!  

Y, es probable que alguna vez lo haya hecho, o hayamos sido tropiezo para que otros crecieran. Un mal dia con respuestas incorrectas e inadecuadas, una mala reacción, un enojo, una imprudencia, o no reaccionamos como alguien esperaba de nosotros, o no hicimos lo que otros esperaban, o un mal entendido, etc. Lo cierto es que pecamos en esto y muchas veces por omisión.


Propongámonos No Ser Tropiezo a otros

Pablo lo entendió muy bien, al leer Romanos nos expone de manera magistral, y nos recomienda:

Romanos 14:13 (NVI) Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano.


Son tantas las razones por las que causamos divisiones, tropiezos, barreras, marginamos o ponemos obstáculos a los demás durante nuestra vida cristiana:

  • Porque lo ignoramos por no tener nuestra madurez y conocimiento.
  • Porque se pintó el cabello, porque se cortó el cabello, porque usó pantalones...
  • Porque dice que la salvación no se pierde. Porque dice que la salvación sí se pierde.
  • Porque cree que se puede bautizar por inmersión en aguas, más de una vez.
  • Porque es mujer.
  • Porque dice que es Profeta.
  • Porque habla en lenguas y le da por profetizar. 
  • Porque aplaude y danza.
  • Porque no diezma.
  • Porque es demasiado ferviente en el espíritu.
  • Porque se salió del ministerio.
  • Porque no ha estudiado en un seminario teológico.
  • Porque no conoce las lenguas bíblicas: arameo, hebreo y griego.
  • Porque no es líder  o pastor.
  • Porque viene de Iglesia Independiente, porque es de X denominación evangélica.
  • Porque se divorcio.
  • Porque es judío.
  • Porque no me gusta como canta.
  • Porque no aceptó la Santa Cena.
  • Porque no goza de buen testimonio.
  • Porque usa una versión bíblica diferente a la RVR1960.
  • Porque hay un celo ministerial.
  • Porque hay competencia ministerial.
  • Porque sólo pasa con el pastor.
  • Porque es muy teólogo.
  • Porque no me gusta como predica.
  • Porque no me gusta como enseña.
  • Porque es de otra iglesia.
  • Porque es joven.
  • Porque su esposo no es convertido.
Pueden ser tantos... que no nos detendríamos de escribir tristemente.

Decidámonos ser más bendición que tropiezo para otros. Que nuestras diferencias, aquellas que se pueden discutir no sean causa de para dividirnos, hacer injusticias, abusos o perder el gozo.

Cristo Jesús murió por todos, porque nos ama. Y finalmente, todos daremos cuenta de lo que hicimos estando en nuestros cuerpos, ya sea vivos o muertos, todos estaremos algún día ante el Gran Trono Blanco de Dios y ante el tribunal de Cristo.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente