¿Por qué los estudios hebraicos, fiestas judías e Israel no deberían ser significativos para los cristianos?

judaísmo, cristianismo, conflictos, sectas, religiones, blasfemias
Pixabay

Si hace una década me hubieran realizado la pregunta diría ¡Por supuesto que sí! ¡Sí sí! 

En cambio, estoy en un punto de mi vida que he visto tanto acerca de las 'buenas intenciones' que tienen algunos cristianos con esto, que conocí en el camino de los estudios hebreos; pero ahora están más perdidos que nunca judaizándose.

Los creyentes entusiastas con Israel que desean aprender de las raices hebreas del cristianismo tienen buenas intenciones, ingenuidad y mucha ignorancia de las oscuras y profundas aguas en las que están por adentrarse; y Satanás lo sabe bien y aprovechará esto al máximo.

El tema de Israel es la cuna de la batalla espiritual, está en la cúspide. Esto no es para cualquier boca abierta. Los cristianos ignoramos una enorme gama de tópicos acerca de la Torá, el hebreo, la tradición, la cultura, política, dietas y la religión. Así que, de quién aprendemos o quién nos enseña será el detonante de todo esto.

Entonces, ¿cuál es mi respuesta? Sí es beneficioso, pero no indispensable.

Cristo Jesús es lo más importante y vital para nuestra fe, Israel no. Espero se entienda en el más puro espíritu lo que digo. Bendigamos a Israel para ser bendecidos (Génesis 12:3), oremor por la paz de Jerusalén como está escrito en Salmo 122:6-9. No habría un Jesús sin las promesas hechas a los padres de Israel.

Sin embargo, aunque es muy beneficioso aprender del contexto hebreo bíblico de las Sagradas Escrituras en su tiempo. Aprender de Israel y sumergirse en su cultura, religión, tradición y lengua, puede resultar muy peligroso para muchísimos cristianos.

Lo repito y sin temor a equivocarme: "Los pastores evangélicos saben más acerca del cumplimiento de las promesas de la Palabra de Dios que los rabinos ortodoxos".

Habrán detalles que nuestros pastores ignorarán acerca de la cultura e historia del Antiguo Testamento, y esto podría llegar a afectar algunas de las interpretaciones del Nuevo Testamento; pero en cuanto se refiere a la plenitud de la revelación divina, general y específica, sobre la misión y el cumplimiento de las promesas en el Mesías o el Cristo, Jesús de Nazaret, son en su comprensión profética y bíblica más completos que lo que los rabinos ortodoxos entienden. Además, los rabinos ortodoxos están patinando en muchas interpretaciones bíblicas en cuanto a la profecía mesiánica.



Hay muchísimas cosas que estudiar cuando estudiamos las fiestas bíblicas, toma años y años. Ni los rabinos entienden muchas cosas que Dios solicitó a los levitas durante algunas festividades solemnes, menos nosotros ahora.

Cuando le enseñen o estudie acerca de las fiestas, exija la diferencia entre las fiestas bíblicas y las fiestas judías, porque no necesariamente son lo mismo. Por ejemplo, Pesaj (Pascua) sí es una fiesta bíblica (convocada por Dios); pero Tu-Bishvat (árboles) no es una fiesta bíblica sino una inventada por los hombres.

La mayoría de los que estudian las raíces hebreas del Nuevo Testamento empiezan bien y acaban mal. Parece que el factor común es enamorarse más de Israel que el propio Jesús. Un pro-sionismo que los atrapa, el fetiche (todo lo que proviene de Israel es lo mejor y bendecido), todo lo quieren cantar en hebreo (como si sólo hablaremos hebreo en el cielo, lean apocalipsis por favor) y el misticismo de la símbología de la vestimenta religiosa que es propia del judaísmo: talits, shofares, tzit-tzit, kipá, etc. 

Ni se crea que lo mejor será que un rabino sin Cristo le enseñé la Palabra de Dios porque sin duda terminará judaizándose.

Tampoco se crea que un rabino le enseñará mejor el hebreo, porque en realidad le enseñaran el mismo hebreo moderno que ellos aprendieron apenas unas decenas de años que tiene de restaurado. Siglos dejaron de hablar hebreo bíblico en Israel, hablaban arameo y griego. Es más los rabinos desde los años 400 a. C. leían y estudiaban la Torá (o Antiguo Testamento) en griego con La Septuaginta.

A los cristianos confundidos, aquellos que están siendo chupados por la judaización los conocen por 'cristianos hebreos' en el judaísmo ortodoxo. Para nosotros, los cristianos, preferimos los términos bíblicos como los 'nuevos gálatas' o los 'nuevos judaizantes'. En cambio, ellos ni saben que nombre usar: Dos Casas, Efraimitas o Efrainitas, Nombres Santos, Nazarenos, Congregación de Yahweh, Pacto Renovado, Levitas, Nueva Israel, Nombre Sagrado, ... (*)

Sólo en esta década pasada, alrededor del 70% de los que estudiamos las raices hebreas hoy están judaizados. Ya no pueden decirle a Jesús "Jesús" sino Yeshua (o cualquier otra variante parecida), ya no soportan leer una Biblia Reina Valera, están incómodos en sus iglesias, les cuesta congregarse, son libertinos, etc.

Cuando veo el inicio del Rosh Hashaná 5782 según el calendario judío el nuevo año hebreo entre el 06 y 08 de septiembre, no es más que aprender y usarlo para una mejor interpretación evangelística sino mistica y espiritista. Se acerca el único día donde el Sumo Sacerdote del Templo de Jerusalén ingresaba para pedir perdón en el lugar santísimo, Yom Kippur o el Día de la Expiación, comienza el hoy, miércoles 15 de septiembre. Sucot o la Fiesta de los Tabernáculos, una celebración de la cosecha y la protección de Dios durante el éxodo de Egipto, el lunes 20 de septiembre hasta el lunes 27 de septiembre siguiente... en fin hay tanto contenido que no alcanza este espacio para decodificarlo.

Es un hecho, Cristo Jesús nació, vivió, murió, resucitó, ascendió y retornará cumpliendo proféticamente lo que anunciaron estás fiestas bíblicas. Sí estás estudiando el trasfondo hebreo de las Sagradas Escrituras sin perder tu vista del autor y consumador de la fe, seguro que vas por buen camino. Sólo él es el que importa.

(*) Descarga gratuita del Libro Su Nombre 2 ¿Jehová o Yahveh?

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente